Cantina do Río Coves, objetivo para quienes recorren el Camino Inglés

23/08/2018 17:19

c3

El Camino Inglés, en su ramal que parte desde Ferrol y que es el más transitado (el otro arranca de A Coruña), pasa por la pequeña pero muy emblemática localidad de Pontedeume. Su nombre ya lo dice: ahí hay un puente que permite salvar la desembocadura el caudaloso río Eume, que rinde sus aguas en el Atlántico después de haber recorrido en su tramo final el parque natural de las Fragas do Eume. O sea, el último bosque atlántico que queda en Europa.

Pontedeume tiene una amplia oferta hostelera, pero cada vez son más los peregrinos que siguen el cómodo paseo fluvial, corriente arriba, y hacen un kilómetro más. Y lo hacen porque saben que allí, en el lugar de Esteiro, abre sus puertas un local singular: la Cantina do Río Covés.

A medida que se acerca, el visitante va a ver un edificio blanco, de escasa altura pero grande. Los amplios jardines le dan más amplitud, por la parte de atrás, y se prolongan hasta un muy cuidado aparcamiento de coches. Grandes ventanales permiten intuir que dentro va a ser luminoso, una sensación que se acrecienta cuando se ven unas mesas con una decoración de tonos blancos, muy cuidada, una muestra de cómo la imaginación unida al buen gusto puede dar como resultado una atmósfera con personalidad.

c2

Ese establecimiento donde entra ahora el peregrino fue un astillero. Ahí se botaban los pequeños barcos de pesca, en el río Covés, afluente del Eume. Era el abuelo de la actual propietaria, Inmaculada Sánchez, quien lo gobernaba, y quién le iba a decir que una de sus descendientes iba a transformar aquella industria -que hoy no es puntera- en un restaurante con mucho presente y mucho futuro.

El local se divide en dos partes: el bar en sí mismo con su chimenea (que se agradece, y mucho, en invierno) y el comedor. Es decisión de cada cual dónde reponer fuerzas, pero si el tiempo no es mucho o bien si se va acompañado de menores, la recomendación es quedarse en el bar. La carta, sea dicho por delante, es la misma, y los precios también.

Inma Sánchez tiene otro mérito: eligió un estándar como bandera y un plato como imán. El estándar es Galicia Calidade, el ente oficial gallego que reúne tan sólo a los establecimientos -restaurantes, hoteles, puertos deportivos…- capaces de probar fehacientemente que se rigen por unas muy estrictas normas de calidad que implican una auditoría constante por parte del organismo. Es decir, pocos pero magníficos.

Pero a la hora de la verdad, el peregrino (y el no peregrino) se sienta y quiere comer bien. El banderín de enganche es la costrada, un plato tradicional de Pontedeume que prácticamente desapareció y que Inma Sánchez recuperó. Su ejemplo fue seguido por algún otro establecimiento de la localidad.

Y en el primer piso, de planta muy inferior en metros cuadrados, está la Suite del Eume, una habitación de lujo. No barata, realmente, pero vale lo que cuesta. ¿Quién es el cliente habitual? Es Inma Sánchez quien contesta: “Peregrinos que hacen el Camino Inglés”.

c1

 

2 comentarios

  • Jose, Qué decir en las costas mediterráneas, hay cientos si no miles de restos de antiguos cementerios profanados y destruidos por muy distintas razones, desde los iberos a la penúltima guerra civil Larra hablaba de las dos tres España tirándose los muertos a la cabeza en un cementerio madrileño los muertos en el destierro se cuentan ¿por millares? ¿decenas de millares? entre ellos, los restos de don Antonio Machado reposan mal que bien en un cementerio muy humilde Francia no consentiría que los restos de Paul Valery reposaran en Benidorm, pongo por caso a nadie le importa el reposo eterno de las cenizas de don Antonio, ni de tantos otros, pero las cenizas del último dictador son muy útiles para tirarse a la cara las peores miserias, con incontables pretextos, para todos los mandos en el más legendario de los cementerios catalanes, alguien tuvo la peregrina idea de convertirlo parcialmente en “espacio artístico, donde una artista conceptual (evidentemente catalufa) ha expuestos sus creaciones, evidentemente incomprensibles qué quieres que te diga: todo eso me inspira un santo horror, sí, Q.-

Escribe un comentario


*

Other News

  • Testimonios de peregrinos Antoine de Lalaing, un auténtico notario de su peregrinación a Santiago de Compostela en el año 1501

    Antoine de Lalaing, un auténtico notario de su peregrinación a Santiago de Compostela en el año 1501

    Señor de Montigny, Antoine de Lalaing fue caballero del Toisón de Oro y peregrinó a Santiago en el año 1501, según recoge la “Gran Enciclopedia del Camino de Santiago”, editada por Bolanda. Y peregrinó durante el viaje que llevó a cabo a España acompañando a Felipe el Hermoso. Además, escribió sobre el Camino, y en su capítulo IX de su “Relación”, primer libro, dejó dicho que desde Burgos, donde la comitiva había sido recibida por todo lo alto, él y […]

    Leer más →
  • Testimonios de peregrinos Del discurso vacuo de Alfonso XIII al impulso de Juan Carlos I

    Del discurso vacuo de Alfonso XIII al impulso de Juan Carlos I

    Alfonso XIII, bisabuelo del actual rey, pasó a la historia jacobea porque se convirtió en el primer monarca que presentó la ofrenda nacional al Apóstol en un año santo. El calendario marcaba el 25 de julio de 1909, y aprovechó que se encontraba en Compostela para inaugurar una exposición regional gallega. Con él estaba el presidente del Gobierno, que a la sazón era Antonio Maura. El rey, que no tenía ni el mínimo interés en el mundo jacobeo, hizo un discurso […]

    Leer más →
  • Testimonios de peregrinos En recuerdo de Julio Aznar

    En recuerdo de Julio Aznar

    Fue hace tres años, en Agosto del 2012, cuando llegué a Huesca, en plena feria y fiestas de la ciudad en honor a su santo patrón San Lorenzo, llegué a dicho albergue por la tarde y se encontraba cerrado, pero había un cartel indicando los nombres a los que debía acudir en caso de que estuviera cerrado, de los tres nombres que se anunciaban el único que atendió mi llamada ese fue Julio, que además lo había pillado en la […]

    Leer más →