A Parada das Bestas, un establecimiento que vive su momento de oro gracias al Camino Francés

27/08/2018 11:19

c2

No está justo en el Camino Francés, sino a seis kilómetros. ¿Una dificultad o una ventaja? Para el peregrino, una ventaja porque lo van a recoger. En realidad, para todos una ventaja también porque A Parada das Bestas abre sus puertas en un lugar apartado, en una aldea -Pidre- minúscula donde lo que manda es la ausencia de ruidos. O sea, que el descanso está garantizado, algo importante cuando se camina etapa tras etapa.

A Parada das Bestas es la obra de una pareja. Suso y María, recién casados, hicieron una apuesta de vida a cara o cruz. Porque había que ser muy valiente para endeudarse, arreglar dos edificios y esperar a que aquel lugar perdido del municipio lucense de Palas de Rei se convirtiera en un polo de atracción.

Y se convirtió. Hasta tal punto que la mismísima Gwyneth Paltrow lo eligió para pasar tres días en Galicia mientras rodaba una serie para la televisión. Y como anécdota queda una foto, luego ilustrando un libro, de la actriz cambiándole el pañal al hijo menor de aquella pareja.

c4

A Parada das Bestas, que se integró en Galicia Calidade, es hoy por hoy una referencia en el mundo del turismo rural gallego y, sobre todo, de su gastronomía. La descripción incluye decir que ahora hay dos conjuntos de edificios. En el original, unas antiguas dependencias agrícolas (llamadas en Galicia palleiras) que acogen el comedor mira de frente a la vieja escuela del siglo XVIII, a la cual en el XIX se le adosó otro pequeño edificio que era la vivienda de la maestra. A su lado, una eira de mallar y un hórreo.

Y en el otro conjunto, varios apartamentos que son, también, construcciones tradicionales rehabilitadas de manera impecable. Más cerca de estos que de los anteriores, dos piscinas, una para adultos y otra para niños.

La sorpresa surge al sentarse a la mesa en ese comedor luminoso. Algún plato habrá en el menú –hoy este, mañana aquel otro- entre los que María ha recuperado de las recetas clásicas de los peregrinos. Esa fue la puesta de largo del negocio: hurgar en la historia, ver qué comían aquellos que ya en tiempos medievales se fijaban Compostela como meta y, con mucho ensayo y error, poder ofrecer en A Parada das Bestas aquellos platos a quienes hoy siguen recorriendo el Camino Francés.

c1

Escribe un comentario


*

Other News

  • Testimonios de peregrinos Antoine de Lalaing, un auténtico notario de su peregrinación a Santiago de Compostela en el año 1501

    Antoine de Lalaing, un auténtico notario de su peregrinación a Santiago de Compostela en el año 1501

    Señor de Montigny, Antoine de Lalaing fue caballero del Toisón de Oro y peregrinó a Santiago en el año 1501, según recoge la “Gran Enciclopedia del Camino de Santiago”, editada por Bolanda. Y peregrinó durante el viaje que llevó a cabo a España acompañando a Felipe el Hermoso. Además, escribió sobre el Camino, y en su capítulo IX de su “Relación”, primer libro, dejó dicho que desde Burgos, donde la comitiva había sido recibida por todo lo alto, él y […]

    Leer más →
  • Testimonios de peregrinos Del discurso vacuo de Alfonso XIII al impulso de Juan Carlos I

    Del discurso vacuo de Alfonso XIII al impulso de Juan Carlos I

    Alfonso XIII, bisabuelo del actual rey, pasó a la historia jacobea porque se convirtió en el primer monarca que presentó la ofrenda nacional al Apóstol en un año santo. El calendario marcaba el 25 de julio de 1909, y aprovechó que se encontraba en Compostela para inaugurar una exposición regional gallega. Con él estaba el presidente del Gobierno, que a la sazón era Antonio Maura. El rey, que no tenía ni el mínimo interés en el mundo jacobeo, hizo un discurso […]

    Leer más →
  • Testimonios de peregrinos En recuerdo de Julio Aznar

    En recuerdo de Julio Aznar

    Fue hace tres años, en Agosto del 2012, cuando llegué a Huesca, en plena feria y fiestas de la ciudad en honor a su santo patrón San Lorenzo, llegué a dicho albergue por la tarde y se encontraba cerrado, pero había un cartel indicando los nombres a los que debía acudir en caso de que estuviera cerrado, de los tres nombres que se anunciaban el único que atendió mi llamada ese fue Julio, que además lo había pillado en la […]

    Leer más →